Closing Conference del proyecto Y-NEX

Sabes que tienes una historia que contar. Algo que decir. Amas el periodismo, es más, quieres conferirle toda tu vida. Pero con esto no basta. Sigues queriendo hablar, explicar.  Y hacerlo ahora.  Entonces, palpa tu bolsillo. Mete la mano y coge tu teléfono móvil. Esta será tu nueva herramienta. Un vínculo con la sociedad, la manera de integrarte, de comunicarte con ella. Ya tienes voz, ya no estás al margen. Mensajéate, graba, publica, comenta, tuitea, fotografía… Pero, sobre todo, INFORMA. Con rigor y ética. Y luego, comparte. ¿Con quién? Con todo aquel que quiera escucharte.

Como dijo Laura Cervi, profesora de la UAB y ponente de la Closing Conference del proyecto Europeo Y-NEX, “los proyectos nacen de una necesidad práctica o de una necesidad de conocimiento”. En el caso del periodismo móvil, nos encontramos con ambos requerimientos. El MOJO hace tiempo que es una realidad en el mundo de la comunicación. Sin embargo, pocos han investigado sobre ella. Por este motivo surge el proyecto Y-NEX, cuya clausura se realizó el viernes 22 de septiembre en la Universidad Autónoma de Barcelona. El proyecto, en el marco del programa europeo Erasmus+, pretendía profundizar en el conocimiento del periodismo móvil.

Miguel Ángel Martín demostrando el funcionamiento de un editor móvil. /ELENA BULET

Estando cómodamente sentado/a en la butaca de la gran sala de conferencias, te planteas el porqué del triunfo de esta nueva herramienta comunicativa. Te explican que es más económico producir desde el móvil, pero no todo se reduce a esto. Con este pequeño aparato, es más fácil infiltrarte en entornos complicados. Desde luego mucho más que con una cámara. Además, aunque la gente no te tome tan en serio con un móvil, se siente más cómoda y responde a tus entrevistas con más sinceridad. Su triunfo, también se debe al hecho que facilita la interacción con la audiencia. Y, finalmente, permite a los ciudadanos contribuir a la generación de noticias.

Pero sigues teniendo dudas acerca del MOJO. ¿De dónde viene el término? Miguel Ángel Martín, responsable del Instituto RTVE de TVE Catalunya, te explica que ‘Mojo’ es la abreviatura de Mobile Journalism. El vocablo fue acuñado en 2005 en la redacción del diario Fort Myers News-Press. Propusieron a los redactores que enviaran sus noticias directamente desde la calle. Pero en solo 12 años, el concepto ha evolucionado radicalmente. Se dice que el periodismo móvil es aquel realizado por periodistas con herramientas móviles. Y aunque el ciudadano pueda participar en él, siempre hay que conservar la ética propia del profesional.

En ese sentido, el MOJO también tiene límites. Y no basta con conocerlos, debes tenerlos presentes en todo acto comunicativo que realices. Hay que respetar los derechos de aquellos que nos rodean. Debes vigilar tu entorno y la manera como lo reflejas a través del móvil. También hay que añadir que no todo sobre el periodismo móvil son aspectos positivos. A veces, la rapidez con la que se cubre un acto con el teléfono puede afectar al rigor y a la profundidad de la información. Aquí se abre otra vía de reflexión acerca del MOJO.

Así que ya sabes. Ahora si quieres hablar y tienes algo que contar, puedes hacerlo de un modo distinto al convencional. Pero concédete tu tiempo para pensar y seguir tu ética. Una revolución periodística está por venir, pero hay que hacerla bien. Y es que a veces, de tan rápido que hacemos girar la rueda, descarrilamos.